IDEARIO - RECINTO DE PAZ

Vaya al Contenido

Menu Principal:

PRESENTACIÓN


IDEARIO


El Centro Espírita Recinto de Paz (CEREP) es una asociación de tipo no lucrativo en la que todos sus miembros asumen una misión, tienen una visión común y comparten valores y objetivos encaminados a la consecución de sus fines. Todo ello fundamentado en el espíritu de la Tercera revelación propuesta al mundo por los Espíritus superiores y codificada por el profesor Rivail/Kardec.


Misión: posibilitar un lugar de encuentro y apoyo mutuo para el estudio y práctica del espiritismo: ciencia espírita de consecuencias filosóficas y morales.


Visión: promover la educación espírita en su dimensión integradora y transversal, que nos brinda la liberación e iluminación de conciencias.

Valores: nos define el lema de Allan Kardec expresado en la trilogía: trabajo, solidaridad y tolerancia. También enuncia nuestra personalidad colectiva –dentro de los principios ético-morales del Evangelio de Jesús, a la luz de la doctrina espírita- factores como:


Responsabilidad: tenemos conciencia que nuestros actos y elecciones determinarán nuestro futuro y, por lo tanto, el de la sociedad.


Independencia: No aceptamos dinero o subvenciones de empresas ni gobiernos. Las donaciones individuales junto con las cuotas de nuestros socios son la única fuente de nuestros fondos. Nuestra independencia nos da la autoridad que necesitamos para conseguir los fines de nuestra institución.

Disciplina, honestidad, humanismo (dentro de la propuesta espírita: cualificar, humanizar y espiritizar) son otras cualidades que caracterizan nuestro centro espírita.


Objetivos: promover el conocimiento y los valores espíritas para que las personas tengan oportunidad de alcanzar la autorrealización, su perfeccionamiento intelecto-moral y espiritual, así como la opción de comprometerse, con su ejemplo, en la construcción de un mundo mejor y en la elevación de las conciencias hacia el bien, lo bueno y lo bello.


Aprender siempre y saber más es el lema de todo espiritista que se consagra a los elevados principios que abarca. La trayectoria fue trazada por León Denis, el sucesor de Allan Kardec: ¡Todo el poder del alma se resume en tres palabras: querer, saber, amar!



Difunde nuestro mensaje:
¡Amáos e instruíos!
He aquí los preceptos del Espíritu de la Verdad



Regreso al contenido | Regreso al menu principal